En imágenes: Nuestra Madre y Señora de la Amargura ataviada de hebrea





















Fotografías: Rubén Díaz Ruiz